El temor de ser víctimas de ataque por el tráfico vehicular

El temor de ser víctimas de ataque por el tráfico vehicular

El temor a ser víctimas de asalto en horas de la tarde y noche

cuando van de regreso a casa, así como eludir los embotellamientos viales que se forman, sobre todo los viernes, son las justificaciones que trabajadores de fábricas han planteado a sus patronos para flexibilizar horarios.

El ejecutivo afirmó que no encontró ningún inconveniente en el cambio, en tanto que se trabajan las 8 horas al día, como lo establece el Código de Trabajo.

Aseveró que la petición partió de los trabajadores, quienes expusieron que por las noches se exponen en las calles y el agobio que les representa el denso tráfico. Además de esto, señalaron que desean pasar más tiempo con sus familias.

Han tomado medidas para favorecer las actividades productivas, frente a los problemas que genera el tráfico vehicular en el área metropolitana.

Por el congestionamiento, las compañías están adoptando modelos alternativos y el escalonamiento de horarios es uno de ellos.

El modelo, enfatizó, es viable para actividades industriales o bien de servicios, no de esta manera para el comercio, que en general empieza a las 10 horas. Agregó que uno de los inconvenientes es la carencia de infraestructura en el área metropolitana y las conexiones vehiculares que existe en nuestra capital.

Así como muchos ciudadanos, tienen el temor de ser asaltados en cualquier instante, se refirió que para llegar a su trabajo, en una oficina, debe salir a las 5.30 horas de su casa, para ingresar a las ocho, cuando podría comenzar su jornada a las siete y salir más temprano.

Como asimismo los que trabajan como dependiente de una zapatería, refirió que una de sus preocupaciones es la hora de salida, ya que escasea el transporte público y teme por su seguridad de ser asaltados.

La mayor parte de estudiantes llega en autos particulares. Si le sumamos combis y colectivos, son cientos y cientos de automóviles que intentan pasar al mismo tiempo por una ruta de 3 y luego 2 carriles,

Salir de casa y recorrer apenas 4 Kilómetros le puede tomar entre veinte y treinta minutos sin tener ninguna seguridad de ser asaltados.

La saturación de vías fuerza a los conductores a ingresar a calles angostas que claramente colapsarán. Con eso incrementan el caos pidió a los vecinos del distrito que nos dieran a conocer sus necesidades. Llegaron muchas y variadísimas respuestas que deben ver con más zonas de parqueo en los aledaños de los centros comerciales que criticó la abundancia de rompemuelles en algunas áreas del distrito.

El tránsito de vehículos pesados a lo largo del día en las vías primordiales asimismo es un caos vehicular que causa para el ciudadano.

Los expertos consultados aconsejan que se prohíba a estos automóviles desplazarse por las vías y las troncales primordiales en hora punta. Proponen el establecimiento de horarios para que únicamente transiten por las noches y madrugadas. Un ejemplo del caos que producen es la Vía de Evitamiento. Y si se malogra uno, peor, pues en ese encuentro efectúan sus asaltos.

Como asimismo la ejecución de obras de construcción, y todo lo que ello implica, durante el día.

Ciertas constructoras descargan materiales para sus proyectos en horas punta, lo que produce tráfico; La Policía de Tránsito sugiere que la descarga de materiales se haga a partir de las diez p.m.

Muchos conductores suelen dejar sus autos en plena vía para eludir pagar una cochera. Debemos habituarnos a emplear transporte masivo. Con las facilidades que dan, todo el mundo se compra carro a ello se suma el déficit de parqueos en la ciudad.

Al desorden que se produce en las calles cuando se va a tomar un taxi sin la seguridad alguna en tanto que hay taxis que asaltan a los ciudadanos.

La transacción entre el pasajero y el taxista toma su tiempo. Como hay sobreoferta de taxis, se estira la mano y paran los automóviles en cualquier lugar en la calle. Detrás se paran cuatro o 5. Eso produce desorden, Por esta razón es bueno que se debe tomar en consideración la necesidad de incorporar paraderos para taxis.

No solo la capital de lima tiene esos alcances de ser asaltados por el tráfico vehicular asimismo esta las Urbes como Cusco, Arequipa, Piura y Chiclayo, con gran expansión urbana, experimentan una congestión vehicular como producto del crecimiento del parque automotor y la mala planificación urbana.

El terrible tráfico en las calles de la ciudad de Lima se ha descentralizado. Las causas del inconveniente son varias, entre ellas están los hábitos perjudiciales del ciudadano, la carencia de planificación urbana y el incremento de unidades vehiculares.

Según los informes de diferentes instituciones, el desarrollo del parque automotor se mantiene por las compras de automóviles en provincias, lo que explica el exceso de las unidades y el colapso de los sistemas de transporte en las provincias, decía que todavía existe la idea de que contar con un auto propio está visto como un símbolo de estatus, lo que impide admitir que el incremento del parque automotor genera más tráfico más menos asalto a los ciudadanos.

Es esencial pensar que todos y cada uno de los ciudadanos, en algún momento del día, somos viandantes. Si los viajes a pie son mayoría, deberíamos suministrar una infraestructura segura y cómoda para que se puedan efectuar sin peligro alguno. Con el incremento de la congestión vehicular en las ciudades de provincia, hay ideas que han sido fructíferas y también asaltados. En diferentes ciudades se han empezado reformas de transporte para la peatonalización de los centros históricos, urbes como Cusco y Arequipa los aplican.

Esas medidas generalmente son favorables. Primero, ayudan a conservar el centro de las ciudades; y segundo, ayudan a organizar el tránsito y le dan un poco más de espacio al peatón.

La solución no es única sino que cada ciudad va a tener sus soluciones, pero es importante pensar que faltan planes de movilidad, pues como faltan estos, faltan datos para el mejoramiento de los tráficos en las calles de Lima se ha descentralizado, como causas del inconveniente son varias, entre ellas están los malos hábitos del ciudadano, la falta de planificación urbana y el incremento de unidades vehiculares como los ataques usuales.

El temor de ser víctimas de ataque por el tráfico vehicular